Técnicas de estudio para oposiciones: Optimiza tu tiempo

 

¿Qué son las técnicas de estudio?

Entendemos técnicas de estudio como todas aquellas estrategias que aceleran y mejoran el estudio. Aprovechan todo lo que sabemos hoy en día sobre el funcionamiento del cerebro y el aprendizaje, para enseñarte a aprender mejor y más rápido 

Aquellas personas que nunca han usado técnicas de estudio pueden pensar que son una pérdida de tiempo, pero cuando las prueben verán que son una inversión mínima de esfuerzo, que les dará ventajas sobre otros opositores.

«La técnica es el esfuerzo para ahorrar esfuerzo» — Ortega y Gasset 

Aprendiendo y poniendo en práctica diversas técnicas de estudio no solo mejoras tu productividad delante de los apuntes o frente a un examen, sino que también conseguirás que tus sesiones sean mucho más estimulantes y placenteras Al fin y al cabo estás aplicando una metodología contrastada por los expertos, pensada para estudiar mejor.

Si has estado investigando sobre este tema te darás cuenta de que hoy en día existen un sin fin de técnicas de estudio. La cuestión aquí es aplicar las mejores para potenciar tu capacidad frente a una oposición.

¿Qué técnicas de estudio puedo utilizar?

Sabemos que cada persona tiene sus propios gustos y necesidades, así como también hemos visto que cada oposición conlleva retos distintos. No es lo mismo opositar para correos que para Guardia Civil, está claro.

A pesar de todo esto, aquí tienes las técnicas de uso general más útiles en tus sesiones de estudio:

Subrayado

Posiblemente estés pensando que ya sabes subrayar, pero la realidad es que no todo el mundo lo hace bien, y puede que tú tampoco ¿Alguna vez has subrayado una página entera?, suele pasar…

Hay que saber seleccionar dentro del temario, de forma que siempre acabes resaltando solo la parte más importante, para que luego te sea mucho más fácil memorizar y recordar.

Para lograrlo, es tan sencillo como ir subrayando solo las palabras clave con las que se puede resumir la esencia del texto, de forma similar a como nosotros resaltamos diferentes partes de este artículo con las negritas. 

Ten en mente que el objetivo es lograr que la lectura se vuelva mucho más analítica y que lo que está destacado te ayude luego a ver y entender mejor tus apuntes y así poder crear luego buenos resúmenes y mapas mentales o esquemas. 

El subrayado gana aún más fuerza cuando aprovechas para generar código de al menos dos colores distintos, a través del cual puedes categorizar y separar visualmente algunos conceptos, como pueden ser una idea importante y una descripción concreta o una ley. También puedes aplicar un color u otro dependiendo de si es algo más o menos preguntable. Dependerá de tu oposición, temario y necesidades.

¡Ante todo, recuerda que siempre será mejor quedarte corto que pasarte subrayando! No cometas el error de catalogarlo todo como importante, porque seguro que no lo es.

Método Cornell

Leer el texto y subrayarlo no es suficiente para que se te quede grabado, y por supuesto tienes que desechar la idea desfasada de releer una y otra vez lo que has subrayado (al menos en la mayoría del temario). 

Algo tan sencillo como tomar apuntes mientras estudias (creando resúmenes o esquemas de todo lo que tienes delante) puede tener un poder abrumador en tu capacidad de interiorización y retención.

Esta técnica de estudio se muestra especialmente útil cuando tienes que enfrentarte a exámenes de desarrollo. También es necesaria si quieres tener un resumen de varios conceptos relacionados difíciles de entender, de forma que te puedas hacer una idea del panorama en el que se mueven. Un tema en el que se usa mucho el resumen o los esquemas es en el temario de la Constitución Española.

A través del método Cornell, que es un paso más allá de los apuntes y los esquemas, tienes un sistema de organización de tus apuntes con el que lograrás tener mucho más accesibles los puntos más importantes del temario, listos para ser repasados rápidamente.

El método Cornell consiste en separar tus hojas de apuntes en diferentes zonas, con información concreta:

  1. Parte superior: Nombre del tema y/o fecha.
  2. Parte derecha: Columna ancha que ocupa al menos dos tercios de la hoja, en la que se apunta tu resumen del temario. Usa frases cortas y abreviaciones.
  3. Parte izquierda: Columna estrecha en la que se escribirán palabras clave, ideas o preguntas relevantes, relacionadas con lo que hay en la parte derecha.
  4. Parte inferior: En la parte inferior puedes aprovechar para hacer pequeños esquemas u otros materiales que te ayuden a resumir lo que has escrito en la parte derecha de la hoja.

 

Una vez tengas tus manuales subrayados y resumas lo más importante en tus hojas de apuntes podrás empezar a ponerte serio. Empezarás a aplicar otras técnicas más avanzadas como el método o técnica de la cadena y el código fonético, dos INDISPENSABLES en el estudio de cualquier temario, ya que aprovechan tu capacidad creativa para generar asociaciones y a la vez hacer tus sesiones de estudio mucho más divertidas.

Técnica de la cadena

Este método es perfecto para memorizar datos que van uno detrás del otro en un orden concreto, gracias a las asociaciones. Estas asociaciones o imágenes mentales las crearás primero en relación con una palabra concreta y luego las relacionarás entre sí para generar una historia que se te quede grabada.

Estos podrían ser algunos casos en los que es indispensable aplicar esta técnica:

  • Artículos de una ley.
  • Los municipios que cruza una carretera o río.
  • Los pasos para hacer algo (auxilio sanitario, procesos judiciales, etc.).
  • Listas de países o banderas.

Los pasos a seguir para usar esta técnica son:

  1. Tener clara la palabra clave del texto: Para esto será esencial haber aplicado las dos técnicas de estudio anteriores (o alguna similar) para entender con qué palabras concretas se te queda más el concepto general de un ítem o texto (una pista que te haga recordar fácilmente). Pueden ser palabras clave como museoigualdadcivil, etc. 
  2. Hacer asociaciones: Esta palabra clave tendrás que asociarla con algo concreto (una persona conocida, objeto o acción), de forma que sea fácil de visualizar para ti, y mejor si es pintoresco para poder recordarlo mejor. Algunos ejemplos válidos son un familiar tuyo al que le crecen alas o un bolígrafo que empieza a hablar, por poner un par de ejemplos.
  3. Potenciar con imágenes: Este paso es opcional, pero perfecto para los que memorizan de forma más visual. Puedes buscar imágenes en Google que ilustren las asociaciones que has hecho entre palabras clave y conceptos, de forma que tengas una referencia visual a la que acudir para hacer las asociaciones. 
  4. Crear una historia: Una vez tienes todos los eslabones de tu cadena listos, llega el momento de juntarlos para crear tu cadena. Tendrás que generar una historia a través de la que todas las asociaciones aparezcan en el orden que a ti te interesa recordar. Esto dependerá mucho de los conceptos y asociaciones, pero podrás hacer que ciertos personajes interactúen, que usen ciertos objetos o hagan alguna la actividad concreta. Imagínate a una ardilla jugando a fútbol para el Atlético de Madrid, por ejemplo. Llamativo, ¿verdad?, pues seguro que detrás de esto hay una cadena. 
  5. Interpreta la historia: Que no se te olvide el porqué has creado la historia: para memorizar mejor. Mientras estés recordando cada ítem asegúrate de comprobar que recuerdas perfectamente la palabra clave a la que está asociado cada uno de los conceptos que construyen tus imágenes mentales. Prueba a evocar cada palabra clave mientras recuerdas cada aspecto de la historia. 

La clave está en que la historia sea fácil de recordar. Cuando apliques el método de la cadena por primera vez parecerá muy difícil, pero no desistas y sigue intentándolo, tu tiempo valdrá la pena porque no olvidarás NADA. Como verás, estos métodos son muy eficaces, pero requieren más aprendizaje.

Código fonético

Esta es una de las técnicas de estudio más avanzadas que existen y que te ayudarán a saberte de memoria cualquier dato numérico, que preguntan tarde o temprano en la mayoría de oposiciones.

El principio esencial del código fonético, también conocido como método de la conversión numérica, es convertir los números en palabras, de forma que puedas usar los números como parte de tus métodos de memorización. Esto hace que puedas permitirte recordar mejor estos datos, convirtiéndolos en palabras clave y usándolos (si quieres) en historias que formen diferentes cadenas.

Para convertir cualquier número en una palabra puedes seguir la siguiente tabla de equivalencias entre números y consonantes:

Número

Letras

  

0

r

rr

 

1

t

d

 

2

n

ñ

 

3

m

w

 

4

c

k

q

5

v

l

ll

6

s

z

 

7

f

j

 

8

g

x

ch

9

p

b

 

Para que veas más claro el tipo de asociaciones que podrías llegar a hacer, aquí tienes algunos ejemplos:

  • 92 = Bono, pan, peine, peón, pino.
  • 46 = Casa, caza, queso, Casio, Kas.
  • 55 = Lava, Lola, Leiva, vela, olivo.
  • 973 = Pijama
  • 843 = Guacamayo

Como ves, puedes dejar volar tu imaginación y hacer toda clase de relaciones estrambóticas solo con estas dos últimas técnicas, que facilitarán la memorización de cualquier temario, por intragable que sea.

¿Sabes dónde podrías aprovechar para apuntarte todas estas asociaciones que aceleran tanto la memorización? ¡En el margen! Te contamos más a continuación.

Notas en el margen

Apuntar diferentes pistas en el margen de tus temarios es algo muy infravalorado, ya que (aunque no lo parezca) te ayudará a asociar mucho mejor la mayoría de conceptos cuando te toque estudiar y memorizar. 

Una vez tienes ya definidas todas las técnicas que vas a usar y has definido las palabras clave más importantes, en tu margen puedes apuntarte lo más esencial (de forma similar a como has hecho con el método Cornell, pero aplicado a todo lo que ahora sabes) algunos ejemplos:

  • Códigos fonéticos.
  • Cadenas de conceptos y asociaciones.
  • Datos frágiles: Conceptos fáciles de olvidar pero muy preguntables en un examen.
  • Datos cruzados: Datos que aparecen en distintas partes del temario, pero que tienen relación (y es mejor apuntarlo para tenerlo en cuenta al estudiar, y así no confundirlo).

¡Si te han gustado estas técnicas de estudio, te recomendamos que te leas también el artículo de Bombero Ninja sobre lastécnicas de estudio para oposiciones, donde te hablan de algunas de las muchas técnicas que ellos enseñan y aplican en sus cursos!

¿Cuántas horas hay que estudiar para una oposición?

Aunque depende mucho de la oposición y de la situación de la persona, por regla general sueles tardar más de un año estudiando de forma exclusiva. No es raro ver cómo muchos opositores se tiran más de 1000 horas estudiando.

No tienes por qué limitarte a buscar formas de aumentar tu concentración y sacar así el máximo provecho de tu tiempo. Al menos no si aplicas técnicas de estudio.

Con ellas te aprenderás mucho antes gran parte de los datos, por lo que conseguirás reducir la carga de trabajo que esto representará, y por supuesto eso significará que podrás presentarte mucho antes a la oposición.

Además de todo lo que te hemos aconsejado, también es importante llevar un calendario o planning de estudio para que tengas siempre controlado cuánto te falta el examen y cómo vas en tu progreso. Esto te permitirá organizarte mejor y a la vez mantenerte más centrado en tu meta, que es tu plaza. 

 

Estudiar Oposiciones online y aprobar, ¿es posible?

Sabemos que muchas personas tienen una concepción equivocada sobre las academias online para estudiar oposiciones, y es que no, la formación presencial no tiene por qué ser la mejor opción. 

Si quieres estudiar en casa y tienes una plataforma como la de Bombero Ninja tendrás una gran libertad para ir estudiando cada temario a tu ritmo, además de ganar un montón de recursos digitales extra que compensan con creces la formación en una academia presencial. 

Un ejemplo de ello son los cursos sobre el descanso o los cursos sobre técnicas de estudio que te comparten ahí, yendo mucho más allá del simple estudio de temario.

Aprende a utilizar técnicas de estudio para tu oposición y consigue tu plaza

Si te ha gustado lo que te hemos explicado sobre algunas de las mejores técnicas de estudio para tus oposiciones, asegúrate de dominarlas con el consejo de David y Sebas, dos personas que se toparon (como tú) con temarios intragables en sus oposiciones. Los tienes disponibles en la masterclass de Memoria Ninja.

Comparte esta información, es gratis 🙂
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.