¿Cómo afecta la psicología a nuestra oposición?

La psicología y opositar son dos ramas que pueden y deben ir juntas. Todos los que hemos opositado alguna vez sabemos que opositar no consiste solo en coger un libro y ponerse a estudiar. Ojalá fuese así.

Opositar es mucho más complejo y difícil de lo que puede parecer desde fuera. El opositor no solo lucha contra sí mismo para aprenderse un temario.

Su lucha también tiene que ver con muchos demonios que van surgiendo a medida que el tiempo pasa, se repiten las cosas y los días se vuelven monótonos. Todos los días la misma rutina.

Al principio todo es de color rosa, estamos cargados de motivación e ilusión, pero si no sabemos administrar bien nuestra energía y nuestras ganas de conseguir una plaza, antes de que te des cuenta estarás tan quemado que mandarás la oposición a paseo. Y no quieres eso, créeme.

Porque como ya habrás oído varias veces, aprobar una oposición es una carrera de fondo, no un sprint.

Por suerte, para acompañarnos en esta carrera de fondo (o más bien maratón) tenemos la psicología.

Si quieres saber cómo nos pueden ayudar los expertos, como psicóloga sevilla, no dejes de leer este artículo.

¿Cómo evitar el agotamiento mental en oposiciones?

Es muy normal que conforme pasan los meses nuestra motivación vaya disminuyendo. Lo importante es no venirse abajo y no abandonar.

Todos tenemos momentos malos mientras estamos opositando y siempre nos surgen preguntas como, ¿no estaré perdiendo el tiempo? ¿Y sino apruebo qué? ¿No debería buscar un trabajo de lo que sea y ya está?

¿Alguna vez has pensado esto, verdad? Pues déjame decirte que es algo normal, que todos los opositores hemos pensado en algún momento pero no debes dejar que los pensamientos negativos se apoderen de ti. Ten siempre en mente tus metas y tus objetivos e intenta no desviarte demasiado. La perseverancia es la clave del éxito del opositor.

Os dejamos aquí alguna de las claves más importantes para superar los principales problemas que nos suelen surgir.

  • Ansiedad: Es muy importante controlar la ansiedad. No dejes que el miedo se apodere de ti. Cuando esto ocurra, respira hondo, relájate y tómate un descanso. Las dosis controladas de estrés pueden ser buenas para ponernos las pilas y exigirnos más, pero no podemos dejar que nos sobrepase.
  • Frustración: A menudo, cuando opositamos, es normal que sintamos frustraciones. Sobre todo cuando un tema no se nos queda o cuando vemos que por más horas que le dedicamos no avanzamos. Si ves que hay algo que no se te queda prueba de otra forma, ¿qué tal hacer tarjetas con preguntas y respuestas a modo de juego? O ¿has probado el poder de un buen esquema? Sino también puedes probar alguna regla nemotécnica… No importa cómo nos aprendamos algo, lo importante es recordarlo el día del examen.
  • Compaginar trabajo y estudio: Hace poco escribimos un artículo en el que hablábamos de lo difícil que puede ser compaginar todo y conseguir una plaza. Pero es posible, simplemente necesitas una buena organización. Crea planes semanales de estudio con diferentes objetivos, date un capricho cuando los cumplas. También debes ser flexible, no siempre tardamos en estudiar algo lo que habíamos planeado, pero también pasará al contrario. Lo importante es ser sincero con uno mismo y con los objetivos que nos marcamos.
  • Aspiraciones y expectativas: Una de las mejores formas de mantener la motivación alta es pensar a menudo en nuestro objetivo principal. Cuando te inunden pensamientos negativos piensa en lo bien que estarás con tu sueldo fijo para toda la vida. O piensa en que vas a dedicar el tiempo cuando tengas todas las tardes libres. Tenemos que mantener, en la medida de lo posible, las expectativas y la moral altas.
  • Frustración: A menudo, cuando opositamos, es normal que sintamos frustraciones. Sobre todo cuando un tema no se nos queda o cuando vemos que por más horas que le dedicamos no avanzamos. Si ves que hay algo que no se te queda prueba de otra forma, ¿qué tal hacer tarjetas con preguntas y respuestas a modo de juego? O ¿has probado el poder de un buen esquema? Sino también puedes probar alguna regla nemotécnica… No importa cómo nos aprendamos algo, lo importante es recordarlo el día del examen.
  • Compaginar trabajo y estudio: Hace poco escribimos un artículo en el que hablábamos de lo difícil que puede ser compaginar todo y conseguir una plaza. Pero es posible, simplemente necesitas una buena organización. Crea planes semanales de estudio con diferentes objetivos, date un capricho cuando los cumplas. También debes ser flexible, no siempre tardamos en estudiar algo lo que habíamos planeado, pero también pasará al contrario. Lo importante es ser sincero con uno mismo y con los objetivos que nos marcamos.
  • Aspiraciones y expectativas: Una de las mejores formas de mantener la motivación alta es pensar a menudo en nuestro objetivo principal. Cuando te inunden pensamientos negativos piensa en lo bien que estarás con tu sueldo fijo para toda la vida. O piensa en que vas a dedicar el tiempo cuando tengas todas las tardes libres. Tenemos que mantener, en la medida de lo posible, las expectativas y la moral altas.

Como podemos observar las oposiciones generan un gran desgaste mental. Por eso es importante escuchar a nuestra mente y resolver los problemas conforme nos vayan surgiendo. Y cuando no estés estudiando debes relajarte y mantener la mente ocupada.

Si quieres test para tu oposición GRATIS no olvides que tenemos disponibles más de 1000 preguntas

Síndrome del opositor

Todos los problemas de los que hablábamos antes, unido a que normalmente nos aislamos para intentar estudiar más horas, suele conducir a lo que se conoce como el síndrome del opositor.

Todos estos problemas hacen que al final nuestra mente se sature, pero no te preocupes, tiene fácil solución:

  • Márcate un horario: No por más horas que estemos mirando los apuntes vamos a estudiar más. Llega un momento en que nuestra mente colapsa y es complicado seguir reteniendo conceptos y definiciones. Así que, fíjate unas horas al día para estudiar a tope y el resto del día dedícalo a afianzar conocimientos y repasar.

 

  • Come bien: Muy importante tener una buena alimentación para mantener nuestra mente sana y condiciones óptimas para seguir estudiando. Tampoco hace falta que estés a dieta, pero trata de comer alimentos saludables.

 

  • Haz deporte: Nada como un buen paseo o una buena carrera para despejar la mente. El deporte, aunque sea moderado, es uno de los mejores aliados con los que podemos contar a la hora de enfrentarnos a una oposición.

 

  • Sal a divertirte: No te quedes encerrado todo el día en casa. Somos seres sociales por naturaleza. Es muy importante que mantengamos (hasta cierto punto) nuestra vida social. Nos ayudará a tomar perspectiva y mantener los niveles de motivación.

Al final, con nuestra fuerza de voluntad y una buena dosis de motivación, acabaremos consiguiendo nuestro objetivo. Es cuestión de tiempo, así que no desistas y lucha por tus sueños 😉

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.