8 Técnicas de estudio eficaces para opositar

8 Técnicas de estudio eficaces para opositar

Muy buenas a todos y bienvenidos a nuevo post de oposiciones. Hoy vamos a hablar de una de las cosas más importantes a tener en cuenta si queremos aprobar una oposición y obtener nuestra plaza fija.

Vamos a hablar de técnicas o hábitos de estudio fundamentales para poder estudiar eficientemente. Es decir, aprender más invirtiendo menos tiempo. Lo que también se llama el estudio inteligente.

Evidentemente, esto no es una ciencia exacta y a cada uno le puede venir mejor un hábito que otro. Unos solo leen, otros escriben, otros hacen esquemas, dibujos… Lo importante, a fin de cuentas, es que el día del examen cuando leamos la pregunta sepamos contestarla con seguridad.

TÉCNICAS DE ESTUDIO EN OPOSICIONES

Existen miles de técnicas o hábitos de estudio, no todas te irán bien y algunas las encontrarás inútiles. Lo importante es que te conozcas a ti mismo y pruebes diferentes formas de estudiar. Al final cada uno tiene sus «manías» y los métodos que a uno les funcionan pueden no funcionarte a ti. 

Por eso es importante que si ves que tu estudio no es eficaz, es decir, que tardas demasiado tiempo en aprender o recordar algo, pruebes otros métodos hasta dar con el que te funcione. Es cuestión de prueba y error.

Si preguntas a tus compañeros de oposición, verás que cada uno estudia de una forma diferente. No hay una forma correcta, solo la que te funcione a ti será la correcta.

Si no sabes por donde empezar, te proponemos una serie de tips o trucos para que puedas ir probando… Esperamos que os sean útiles.

1. ENTORNO DE ESTUDIO ADECUADO

Lo primero es lo primero. ¿Dónde vamos a estudiar? ¿dónde vamos a establecer nuestra guarida? La elección de un opozulo correcto es muy importante.

lugar de estudio

Tiene que tratarse de un lugar que se adapte perfectamente a tus necesidades. Algunos opositores prefieren estudiar en una biblioteca, otros en su casa, otros forman grupos de estudio. ¿Qué es lo que te funciona a ti?

Se trata de ir probando, lo importante es que se trate de un lugar que te aleje de las distracciones e interrupciones. Olvídate del móvil, tv, redes sociales… Si quieres lograr un estudio eficaz tendrás que quitarte todas las distracciones posibles. Es importante que el tiempo que dediquemos al estudio sea para estudiar. Cada hora podemos hacer una parada para despejar la mente, pero los minutos de estudio tienen que ser dedicados exclusivamente a ello.

Es importante que el lugar cuente con iluminación adecuada, si es luz natural mejor que mejor. Tiene que ser un espacio ordenado (en la medida de lo posible), limpio y tranquilo. Tener alguna planta cerca siempre ayuda para dar color a la habitación.

2. ACTITUD POSITIVA

Otro punto realmente importante. Es muy difícil, por no decir imposible, estudiarse un ladrillazo sino estamos predispuestos a ello.

Hay que tener siempre una actitud positiva, hay que motivarse mentalmente. Vale, ¿cómo se motiva uno si tiene que estudiarse el procedimiento administrativo o el código penal?

Sencillo, no hay que pensar en lo que tenemos que estudiar sino en el objetivo que queremos lograr. Por ejemplo, si mi sueño es ser guardia civil, me tengo que imaginar a mi mismo en la academia de Baeza o haciendo mi primera patrulla.

Nos tenemos que imaginar a nosotros mismos logrando nuestros objetivos y alcanzando nuestras metas, con estos pensamientos iremos sacando la motivación suficiente para ir trabajando el temario día a día.

Por supuesto, no rendirse nunca. Nunca es nunca, habrá días que sintamos que podemos con todo y otros días que nos pase todo lo contrario. No te preocupes a todos los que opositamos nos pasa, lo importante es no venirse abajo. Sí un día no te sientes con fuerzas no te desanimes, respira y relájate, incluso para de estudiar si es necesario.

Una de las cosas más importantes que me dijeron a mí cuando empece a opositar es que la oposición es una carrera de fondo no un sprint. Si nos tomamos la oposición como un sprint corremos el grave riesgo de quemarnos y perder totalmente la motivación. Si esto sucede será más difícil volver a la senda correcta.

3. ABREVIAR ES PODER

Crea notas con información imprescindible, clara y concisa. Cuanto más directas sean tus notas, más espacio dejarás a tu cerebro para memorizar otras cosas. No es que el aprendizaje tenga un límite, pero si que es cierto que al final nuestra cabeza se satura, es más difícil concentrarse y perdemos eficacia en el estudio.

¿Cómo podemos crear estas notas clave? Pues podemos asociar un tema a un recuerdo, a un sentimiento, a un olor… por poner varios ejemplos. No hay límites en este aspecto más que nuestra propia imaginación.

Para memorizar un listado podemos recurrir a las reglas mnemotécnicas. Como memorizar la inicial de cada palabra y con todas las iniciales formar una palabra. Así solo tendremos que esforzarnos en recordar esa palabra para luego ir desglosándola en nuestra mente y sacar el listado completo que teníamos que aprendernos.

4. TEST O MINI JUEGOS PARA RECORDAR

Otra forma muy buena de memorizar un tema es mediante test o mini juegos. Los puedes hacer para ti mismo o podéis hacerlo entre varios compañeros.

Por ejemplo, puedes hacer un test que solo contenga preguntas sobre los plazos de la Ley de Procedimiento Administrativo o puedes usar webs como quizizz para enviarle un test a otro compañero o hacer tu los test que te propongan tus amigos.

Tests oposicionesya

Si no quieres usar la tecnología y eres más tradicional puedes probar a hacer tarjetas, por un lado escribes la pregunta y por el otro la respuesta. Esto nos va a ayudar bastante porque, primero al escribir la pregunta y respuesta afianzamos aún más el contenido del tema y segundo, podremos leer la tarjeta en cualquier ocasión para repasar las preguntas.

Sin duda, métodos muy buenos para repasar el temario y comprobar si nos lo sabemos bien o hay que darle más vueltas.

5. GRABARTE A TI MISMO

¿Has probado alguna vez a grabarte a ti mismo mientas recitas un tema?

Se trata de un método muy práctico para el estudio. Por un lado al explicar en voz alta un tema ayudas a tu cerebro a afianzar ese tema y por otra parte, luego puedes ponerte el audio mientras caminas, haces ejercicio o vas en el coche para seguir recordando dicho tema.

Además, al volver a escuchar el tema te darás cuenta de las partes que necesitan un refuerzo. También te servirá para ver si se entiende lo que quieres explicar. Es mucho más fácil recordar algo si entendemos lo que estamos estudiando.

6. EXPLICARLE EL TEMA A OTRA PERSONA

¿Recordáis cuando eramos pequeños y teníamos que decirles la lección a nuestros padres para que nos dejasen salir a jugar?

Pues lo mismo. Otra forma de afianzar y atar bien un tema en nuestra mente es explicárselo a otra persona. Por un lado se realiza un esfuerzo en recordar el tema y por otro también nos esforzamos en intentar explicarlo con claridad para que la otra persona lo entienda perfectamente. Esta doble acción hace que dejemos bien afianzado el tema en nuestra mente.

Personalmente es una de las formas de memorizar un tema que mejor me ha funcionado.

7. RUTINA, DEPORTE Y DIETA SALUDABLE

Llevar una rutina estable (más o menos) puede ser fundamental para lograr un estudio eficaz. Para llevar a cabo esto es imprescindible una buena organización y planificación.

Nuestro consejo es que te hagas una tabla con una planificación semanal. Es muy importante aprender a gestionar el tiempo del que disponemos. Además, podremos ver si más o menos vamos logrando los objetivos fijados y hacer reajustes en nuestra planificación en base a nuestra propia experiencia.

También es muy recomendable practicar algún deporte, al menos, 3-4 veces a la semana. No hace falta que te prepares para correr una maratón, pero salir a correr 40 min al final del día te ayudará a relajarte y a despejar la mente, y con esto aumentarás la motivación.

pruebas fisicas

Si combinamos el ejercicio regular con una dieta saludable conseguiremos grandes resultados. Nos vamos a sentir mejor física y mentalmente lo que nos ayudará a conseguir un estudio mucho más eficaz y eficiente.

8. ESCRIBIR, SUBRAYAR Y ESQUEMATIZAR

Hemos dejado para el final las técnicas más tradicionales, no son las más efectivas, aunque son igual de necesarias. Porque como ya hemos dicho al principio del post, no hay una técnica óptima sino que cada uno tiene que ver cual es la que mejor se adapta a su forma de estudio.

Lo primero que se debe hacer cuando nos enfrentamos a un nuevo tema es leerlo tranquila y pausadamente para enterarnos de la mayor cantidad de información. Una segunda lectura la podemos dedicar a ir subrayando las palabras o frases que creamos más importantes. Aquí, es importante introducir subrayadores de diferentes colores, de forma que cada color represente un grado de importancia, o un color sea solo para fechas por ejemplo. De esta forma pondremos a trabajar la memoria visual. Aunque no nos acordemos de un contenido concreto si que podremos recordar más fácilmente un color.

esquemas oposicionesya

Podemos afianzar el tema, después de haberlo leído y subrayado, escribiéndolo ya sean frases cortas que nos cuesten recordar o escribiendo directamente el tema al completo. Y para terminar de rematar, es muy importante esquematizar la información. Realizar un esquema con las palabras o frases clave, para que a partir de esas frases podamos ir recordando de forma ordenada el tema al completo.

Esto ha sido todo por el momento. ¿Qué os ha parecido? ¿creéis que falta alguna técnica o hábito importante? ¿vosotr@s que métodos soléis usar? Puedes dejarnos tu opinión en los comentarios. Y si te ha gustado el artículo se agradece que lo compartas para tener mayor difusión 😉

 

Un abrazo 

8 Técnicas de estudio eficaces para opositar
5 (100%) 3 vote[s]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.